Adopción de tecnología es clave para enfrentar el cambio climático

El cambio climático, enfermedades y plagas, son algunas de las dificultades a las que se enfrentan hoy en día los arroceros de las diferentes zonas del país. Fuente: Agronegocios. Periódico la República.

De acuerdo con Miriam Patricia Guzmán, subgerente técnica de Fedearroz, la llegada del fenómeno del Niño en los meses de diciembre, enero y febrero, según lo anunció el Ideam, representa para los productores uno de los retos más significativos, si se tiene en cuenta que la escasez del recurso hídrico puede llevar a generar pérdidas totales en las cosechas, pues normalmente una hectárea está necesitando de 12 a 14 metros cúbicos de agua, osea, alrededor de dos litros por segundo en un  módulo de riego.

Según Julio Cesar Mantilla, arrocero de San Alberto, Santander, el cambio climático ha afectado  los rendimientos en su producción hasta en un 40%, en mayormedida, cuando el grano de arroz está en etapa de estiramiento. Es decir, ha pasado de sacar 90 bultos de arroz por hectárea a 50 bultos.

De allí que la revolución en las prácticas agronómicas se convierte en un factor  indispensable  para que los productores del país puedan garantizar el rendimiento de los cultivos, que es en  promedio de 5,7 toneladas por hectárea.  “Los agricultores se tienen que volver eficientes,  tener espíritu empresarial y procurar siempre  la adopción de tecnología para ser más competitivos”, dijo Guzmán.

Esto implica planificación, manejo agronómico, adecuación de suelos, disminución de los costos por hectáreas y el  uso adecuado de la tecnología e  implementación de nuevas prácticas que conllevan a mejorar  la productividad.

Para Manuel Suso Cárdenas, fundador de arrocera La Esmeralda, es necesario que los productores del país entiendan que el  sector agropecuario atraviesa por una revolución agronómica.

“La única manera de volvernos competitivos y enfrentar los efectos del cambio climático es concentrando esfuerzos en la prácticas, como la  nivelación del terreno, reducción de semilla,  fertilización en seco, uso racional del agua, y abolición casi total de agroquímicos”, señaló.

“Llegó el momento de  aceptar, nos guste o no, que el futuro de la agricultura colombiana  no puede fundamentarse en la expectativa de  precios altos del mercado, siempre fugaces, sino en la certeza de una mayor producción por unidad de superficie y a  menor costo”, agregó Manuel Suso.

En ese sentido, la entidad gremial, lanzó  el  proyecto Adopción Masiva de Tecnología (Amtec), que tiene como fin lograr  la competitividad del sector productivo  mediante la adquisición y uso de maquinaria agrícola a través de la asociatividad.

Sin embargo, las grandes  inversiones en tecnología, sigue siendo un tema de preocupación para los pequeños y medianos arroceros del país.

Según Mantilla,  es necesario el apoyo del Gobierno Nacional, a través de Finagro, con la generación de créditos blandos para los productores.

“Le hemos solicitado a Finagro quitar el ICR  y ampliar el plazo de los créditos a por lo menos 8 o  10 años para poder hacer el pago de la maquinaria con mayor comodidad y tener tiempo para obtener los resultados en las cosechas”, dijo Mantilla.

Cabe anotar que el  Ministerio de Agricultura aprobó una partida presupuestal de $500.000 millones para apoyar una reingeniería en el sector arrocero.

Panorama económico del sector

De acuerdo con el departamento económico de la Federación de Productores de Arroz (Fedearroz),  la  producción arrocera en Colombia tiene un área estimada de 450.000 hectáreas por año, que se concentran en un total de  215 municipios del territorio nacional, principalmente ubicados en los departamentos de Huila y Tolima. Esta actividad agrícola  tiene  una participación del producto interno bruto  (PIB)  del 4% de la producción agropecuaria nacional. El rendimiento por zonas está en promedio de 5,7 toneladas por hectárea, en la zona  centro es 7.1 tonelada por hectárea, en los Llanos Orientales 5.5,  Caribe seco 5.8 y Caribe húmedo  4.2.

La opinión

Miriam Amparo Guzmán

Subgerente técnica de Fedearroz

“Los agricultores y productores arroceros se deben de volver más eficientes, tener espíritu empresarial y adoptar nuevas tecnologías”.

Entradas Relacionadas

Leave a Reply