Tag Archive | "cítricos"

Fertilización foliar y la importancia de los micronutrientes en la floración de los cítricos

La producción de naranjas y otras especies de cítricos está directamente relacionada con el número total de capullos producidos, aunque la mayoría de las flores no se quedan en la planta y el rendimiento final se determina en el momento de la cosecha: 30% de las flores que permanecen en la planta el primer mes, sólo de 0,7 hasta 4,0% logra transformarse efectivamente en frutos cosechados, en productividad, en ingresos para el productor. La búsqueda de mecanismos para aumentar la tasa de fijación, principalmente a través del equilibrio nutricional, es la diferencia entre el éxito y el fracaso, ya que la nutrición puede influir en el número final de flores y el tamaño y cantidad de fruta. La fructificación es la etapa más crítica del desarrollo del fruto desde la perspectiva del productor, especialmente en años en que la presencia del Colletotrichum se hace más pronunciada. Es durante este período que los mayores beneficios en la retención de los frutos influenciarán las ganancias después de la cosecha. Eventos durante este período tendrán una influencia directa en la calidad y el tamaño del fruto, con períodos de alta demanda de nutrientes.

En la fertilización foliar, el nutriente debe ser absorbido por las hojas del cultivo o de otros órganos objetivos y ser móvil en el floema. La fertilización foliar con nutrientes se considera 5 o 30 veces más eficiente que la fertilización vía suelo dependiendo del nutriente y del suelo en cual el cultivo se desarrolla.

El correcto planeamiento de la fertilización es la base de una alta productividad y calidad. La elección del método más apropiado o combinación de ellos dependerá de la situación y es parte del planeamiento de la fertilización. La fertilización foliar es una importante alternativa para suministrar nutrientes a las plantas y tiene, en algunos casos, ventajas sobre otras formas de fertilización.

Los fertilizantes foliares se han aplicado ampliamente en la agricultura, aprovechando la capacidad de las plantas de absorber agua y nutrientes. La absorción foliar de nutrientes minerales en las partes de la planta por encima del suelo incluyendo hojas, tallos y flores se ha reportado hace 200 años. El interés, sin embargo, sólo comenzó en los años 50, y ha crecido al largo de los años debido al creciente costo de los fertilizantes, los problemas ambientales debido a la lixiviación y la escorrentía de fertilizantes, así como la alta reactividad de los micronutrientes metálicos en el suelo.

Entre las ventajas de la absorción foliar de nutrientes está el hecho de que es rápida y correctiva, con una rápida respuesta de la planta, pero eso no significa que la fertilización foliar sustituya a la fertilización del suelo. Conceptualmente, la fertilización foliar es la aplicación de nutrientes solubles en los brotes de las plantas para complementar la nutrición durante períodos de alto consumo de nutrientes. Esto con el fin de alcanzar el equilibrio durante las etapas de desarrollo, en las cuales las plantas requieren de grandes cantidades de nutrientes y en el caso en el que, el suelo eventualmente no pueda liberar la cantidad  de nutrientes a la velocidad suficiente para asegurar el suministro adecuado. Por lo tanto, la fertilización foliar es una ayuda práctica para proporcionar micronutrientes y macronutrientes adicionales, sobre todo secundarios (Ca, Mg y S). Sin embargo, los resultados sólo se obtendrán si se puede aplicar el nutriente necesario en el lugar correcto, en el tiempo y número correcto, con fuentes eficientes y con tiempo suficiente para la absorción.

Los principales beneficios de pulverización foliar es que la tasa de absorción de nutrientes puede ser de hasta un 90% frente al 10% que presentan los los obtenidos del suelo. Por otra parte, los nutrientes están inmediatamente disponibles para las plantas, ya que para aplicaciones foliares deben ser 100% soluble en agua, teniendo en cuenta la legislación vigente. Esto hace que sean adecuadas para corregir las deficiencias nutricionales, puesto que los nutrientes pueden ser completados o absorbidos fuertemente y dejan de estar disponibles para las plantas.

Los productos utilizados para la fertilización foliar pueden ser abonos simple o mezclas de varias fuentes y pueden aportar tanto macro como micronutrientes. Los más comunes son la urea, sales de sulfatos, nitratos, cloruros, quelatos y fosfitos.

Fosfitos

Los fosfitos son sustancias derivadas de la neutralización del ácido fosforoso con una base que puede ser K, Ca, Mg, Mn, Zn, Cu, entre otros cationes, formando fosfitos diferentes: fosfito de potasio, calcio, magnesio, manganeso, etc.

La acción de los fertilizantes fosfatados ha sido estudiada y probada con el tiempo. Dada la demanda de cultivos como los cítricos, se ha desmostrado que las plantas absorben los nutrientes de manera mucho más eficiente y rápida en comparación con otras fuentes de nutrientes utilizados normalmente por los productores de cítricos. Esto se debe a la mayor absorción y traslocación en la planta, de acuerdo con el siguiente orden decreciente de absorción:

Debido a su alta solubilidad y la movilidad, los fosfitos son rápidamente absorbidos por las plantas, moviéndose a través de las membranas celulares. La naturaleza sistémica del fosfato y su rápida absorción por las raíces, tallos y hojas, permiten la aplicación de varios métodos.

 

Posted in Hallazgo de MercadoComments (0)