-//
Contáctenos PBX: (+7)(+2)2800660 YoutubeYoutube

blog

Factores que influyen en la disponibilidad de los micronutrientes

Efecto del pH del suelo

El pH del suelo puede tener una importancia determinante para la disponibilidad de los iones nutritivos, actuando directamente sobre el estado químico de los micronutrientes. En suelos que tienen pH inferior a 6.0, el hierro (Fe), el zinc (Zn), el cobre (Cu) y el manganeso (Mn), están presentes en formas fácilmente asimilables por parte de la planta.

A medida que aumenta la alcalinidad del sulo, los micronutrientes son transformados poco a poco en óxidos, hidróxidos, fosfatos y carbonatos, con una creciente indisponibilidad para las plantas a medida que se forman complejos insolubles con determinadas sustancias allí presentes, siendo de esta manera substraídos a la nutrición de las plantas. En estas condiciones de alcalinidad en cambio, es óptimamente absorbido el molibdeno (Mo), que no es asimilable en condiciones de acidez.

A continuación se muestra una imagen donde las barras indican la disponibilidad relativa de cada elemento al variar el pH del suelo.

 

Textura y materia orgánica

Los elementos útiles para la planta están en casi el 98% inmovilizados en la fase sólida del suelo, tanto en las partículas minerales como orgánicas, y en el otro casi 2%, están absorbidos a las partículas coloidales del suelo especialmente a los materiales arcillosos y a los compuestos químicos que presentan enlaces de coordinación (quelatos).

De este modo, solamente una pequeña parte, alrededor del 0.2% de los iones útiles para las plantas (inmediatamente disponibles para la absorción radicular), se encuentra en solución en el agua del suelo.

De esta manera, las condiciones físicas del suelo pueden actuar indirectamente en la disponibilidad de los micronutrientes evitando por ejemplo un fuerte lavado. Los suelos arenosos, a causa de los fuertes lavados resultan más pobres de micronutrientes.

A su vez la sustancia orgánica actúa directamente en la mejora de la estructura orgánica actúa directamente en la mejora de la estructura del suelo realizando una acción quelatante hacia los nutrientes metálicos y garantizando la supervivencia de los microorganismos que colonizan el suelo.

Para un crecimiento óptimo de la planta, los elementos nutritivos debe ser absorbidos, y por lo tanto distribuidos, en proporciones adecuadas.

La perturbación de este delicado equilibrio nutricional, puede crear o amplificar (si ya existe), los fenómenos de sinergismo y antagonismo entre los diversos elementos nutritivos presentes en el suelo.

Existen entre los elementos nutricionales, un antagonismo fisiológico (no en la admisión, sino en los efectos de su admisión; por ejemplo cuando a consecuencia del exceso de un elemento se manifiesta la carencia de otro) y un antagonismo fisiológico específico, como el que existe entre elementos mono y bivalentes (K por un lado, Ca y Mg por el otro).

Existen también sinergismos y antagonismos fisiológicos específicos (no en la absorción de los elementos, sino en los efectos producidos en su absorción: entre K y Na y viceversa; entre Fe, Mn y Zn en forma recíproca; entre B y Ca, pero no viceversa).

 

Potencial Redox

En condiciones de reducción (suelos con estructura compacta, saturados de agua, etc) la solubilidad de los micronutrientes para las plantas aumenta considerablemente.

Por ejemplo, las formas reducidas del hierro (Fe2+) y de Manganeso (Mn2+) resultan más solubles que las formas oxidadas (Fe3+ y Mn3+).

 

Clima

El suelo puede sufrir cambios notables a causa de las variaciones climáticas y por la alternancia de períodos de lluvia y sequía.

En condiciones extremas de temperatura, la asimilación de los micronutrientes disminuye fuertemente y además la actividad radicular es fuertemente inhibida.

Las lluvias intensas y persistentes, causan una lixiviación de los micronutrientes; contrariamente, en condiciones de baja disponibilidad hídrica, la movilidad de los iones puede resultar fuertemente reducida.

Escribe un Comentario